¿Qué significa el dolor de rodillas?

¿Dolor de rodillas?

¿Te duelen las en rodillas? Nada me gusta más que hablar de las rodillas porque es algo que viví de primera mano y sobre todo porque es una dolencia que a casi todos nos toca de cerca alguna vez en la vida.

Empecemos por lo básico, el cuerpo enviando el mensaje que el inconsciente no puede sostener más. Las articulaciones siempre hablarán de la falta de flexibilidad ante algo en particular. En este caso específico, las rodillas, que sostienen con fuerza todo nuestro peso corporal, permiten la flexión de las piernas y, sobre todo, el AVANCE.

Con rodillas trabadas, doloridas, rotas, ¿cómo podemos avanzar?

Cada parte específica de la rodilla tiene una explicación en particular pero a modo general, si te duelen las rodillas, la gran pregunta es: ¿qué creencia, modo de pensar o sentir, no me está permitiendo avanzar hacia donde deseo? ¿Hay coherencia entre mis deseos y mis modos de lograrlos?

Muchas veces estamos convencidos del cambio, queremos obtener aquello que deseamos, QUEREMOS AVANZAR pero las rodillas nos duelen igual y entonces nos preguntamos de dónde viene ese dolor “si yo sí quiero ir hacia allá”.

Pues la clave está en el modo en que queremos hacerlo. Claramente, NECESITAMOS DERRUMBAR ESTRUCTURAS que nos sostienen en donde estamos parados. ¿Por qué? Porque para dar el paso que deseamos, vamos a tener que cambiar el modo de pensar, sentir y accionar para lograr avanzar hacia ese camino nuevo que estamos buscando.

Si tenés problemas con tus rodillas y estás en un momento de tu vida en el que querés avanzar hacia un camino diferente, el mensaje que tu inconsciente te está dando tiene que ver tu resistencia interior a hacerlo y la necesidad de cambiar tus modos para poder realmente dar ese paso.

Es la falta de flexibilidad ante la FORMA en la que estás enfocando tu cambio.

Si especificamos en cada parte (meniscos, tendones, lateralidad, etc) podemos seguir ahondando en el tema. Mañana les cuento sobre un caso en particular con detalles para que entiendan un poco más.

En una sesión de DBT, puedo ayudarte a descifrar aquello que tu inconsciente está diciendo y no estás pudiendo entender con claridad.

Ejemplo explicativo

Les cuento mi ejemplo porque les aseguro que les dejará super claro cómo funciona nuestro cuerpo y cuán interesante es aprender a descifrar los mensajes que grita con cada dolencia.

¿Se acuerdan del concepto de punto de inflexión? Yo tuve unos cuantos pero el más importante, el que le dio un giro 360 a mi vida fue el de la rotura de ligamentos cruzados de mi rodilla izquierda.

A los 29 años, dando una clase de Zumba frente a 300 personas, se me cortó el ligamento de una.

Long story short? Llevaba un ritmo de vida por inercia que se vio abruptamente interrumpido por este GRAN mensaje.

Casada y recién instalada en MDQ después de vivir a lo nómade por el mundo durante 10 años, en un restaurante familiar que compaginaba con 475 clases de Zumba por día.

Internamente deprimida desde los 15 y vomitando cada día para abstraerme de la realidad y tener algo en particular a qué ponerle la etiqueta de dolor.

Llevaba unos meses replanteando mi presente pero no sabía quién era ni qué quería y me moría de miedo de la respuesta.

Ese corte (los cortes son un gran STOP) puso mi vida en slow motion -literalmente ya no podía avanzar-. Fui a mi casa porteña a operarme y en un ínterin de 10 días me vi obligada a replantearme mi existencia con sinceridad.

Los ligamentos cruzados hablan, justamente, de un cruce de caminos. Ante esa encrucijada, “hacia dónde avanzar” que en mi caso era o quedarme con la vida que ya conocía o realmente animarme al camino hacia la nada misma (mi interior y ese “qué quiero YO”), mi rodilla gritó muy fuerte STOP.

Cuando salí de ese quirófano, mi vida cambió por completo. Me animé a avanzar hacia lo desconocido, con mucho miedo, obvio, pero entendiendo que era la mejor decisión que YO podía tomar, LA PROPIA.

Me separé, me mudé, volví a escribir, a estudiar, cambié Zumba por fútbol y de apoco fui avanzando por ese abismo hacia lo desconocido que hoy, 4 años después, me trajo hasta acá.

Mi rodilla es la que siempre me sigue hablando cuando intento avanzar pero me estoy olvidando de cambiar mi modo de afrontar ese paso.

Y ustedes, ¿se animan a cambiar para poder avanzar? 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top