Proyecciones inconscientes

proyecciones inconscientes

El inconsciente es atemporal. ¿Qué significa esto? Que para esa parte nuestra, no existe el tiempo.

El inconsciente es como un disco duro, guarda TODO lo que vivimos desde que somos concebidos. Con esa data, luego controla nuestras decisiones sin que nos demos cuenta.

Se dice que el 95% de nuestras decisiones son tomas por el inconsciente y sólo un 5% es nuestra parte consciente entrando en el juego.

Mientras más liberemos las trabas de ese inconsciente (algo así como liberar espacio en ese disco duro), más seremos capaces de tomar decisiones acorde al presente que deseamos vivir.

Vivir el presente en estado de conciencia plena nos ayuda a darnos cuenta de aquello que nos muestra el hoy. No hace falta estar todo el tiempo hurgando en el pasado, porque eso nos termina atando, pero cuando algo incómodo se presente en el hoy, observemos los patrones y tengamos siempre presente la data de ese disco duro.

El inconsciente siempre intenta protegernos y resolver todo aquello que esté pendiente en su historial. De ahí vienen los “traumas” que son simplemente memorias trabadas por situaciones emocionales que no supimos gestionar.

Esa no gestión queda acumulada. Mientras más formas inconclusas de cerrar (como se habla desde la Gestalt), más trabajo acumulado tiene el inconsciente y, cuando se satura, comienza a plasmar en el cuerpo físico aquello que necesita exteriorizar.

De ahí que la descodificación biológica nos ayude a leer a nuestro cuerpo, para destrabar lo pendiente en el inconsciente y ser capaces de vivir en liviandad.

Volviendo a la analogía, mientras más espacio vacío en el disco duro, más chances de vivir el presente a conciencia y con disfrute.

Con ese afán que tiene el inconsciente de protegernos, intenta siempre solucionar aquello pendiente de resolver. Esos “traumas”, esas emociones no gestionadas que dejaron una marca roja en el disco duro.

La proyecciones inconscientes son el modo que tiene esa parte nuestra de intentar solucionar lo no resuelto.

Las primeras proyecciones inconscientes suelen ser de nuestros padres porque son nuestro primer círculo de contención.Cuando de niños nos queda algo pendiente con ellos, de grandes solemos proyectar ese anhelo con nuestras parejas.

Si X es una proyección inconsciente de mi madre, por ejemplo, significa que mi inconsciente ve en X la chance de solucionar esas formar inconclusas de cerrar con madre.

Cuando armo un árbol y analizo desde el #Transgeneracional podemos ahondar en esas proyecciones y entender qué necesitamos resolver.

A medida que vamos vaciando el disco duro inconsciente de asuntos pendientes, las proyecciones son cada vez más tenues e, imagino, llegará un momento en que ya no haya pendientes.

Digo “imagino” porque si bien amo estudiar la teoría, la confirmación SIEMPRE me la da la experiencia y aún proyecto pendientes en mis relaciones vinculares.

Pero sí les aseguro que el peso de lo no resuelto se va alivianando un montón y, cada vez con más conciencia, puedo darme cuenta dónde está aquello, qué es eso que la vida me muestra en el afuera que tengo pendiente resolver por dentro.

Observémonos sin enroscarnos. Cuando ya nos “limpiamos” de los pendientes más pesados (eso que siempre le cuento del #PuntoDeInflexión) la vida comienza a ser más amena y lo que llega ya no nos rompe, sino que nos permite seguir en el camino de autoconocimiento en el placer de vivir.

Les aseguro, desde mi experiencia, que si respetamos el proceso con paciencia y trabajamos a conciencia, todo se acomoda y hay mucho de tiempo para disfrutar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top