Publicado el

¿Por qué pierdo pelo?

Pierdo pelo

Muchas veces, lo que sucede con nuestra cabeza puede estar relacionado con papá. Para entender el significado, debemos volver a los tiempos de las cavernas en donde eran los padres los que recibían a sus hijos en el parto y, por regla general, lo primero que salía era la cabeza.

La protección y sostén de ese primer recibimiento por parte de papá puede influir en todo lo que sucede en nuestras cabezas luego.

La alopecia -pérdida de cabello general- trae un mensaje en función a nuestra sensación para con padre o esa manifestación de energía masculina en nuestra vida y en el momento en el que ocurre.

Es un conflicto de separación que genera esa sensación de desprotección, ese “ya no me siento sostenido por las manos de papá”. Y está acompañado de otro de desvalorización como seres individuales capaces de ofrecernos ese sostén.

Puede también que esa protección nunca haya existido y que su peso y dolor se manifiesten con esta dolencia pidiendo una reconexión con aquello sentido y no expresado.

Puede que el listón de un papá tan protector esté puesto muy alto y, al llegar mi momento de cumplir ese rol, no me sienta suficiente para lograrlo.

Ya sabemos, cada caso es único según la historia individual y familiar y los diferentes tipos de alopecia -dependiendo de la zona, el momento, la cantidad- nos permiten también ahondar más en el asunto.

Y a la cuestión paternal, le sumamos el detalle de la necesidad de controlar todo eso que sentimos o bloqueamos, con la mente.

Algo que seguramente podríamos trabajar mejor si en vez de intelectualizarlo, nos permitimos explorar desde el corazón.