Publicado el

Mamá y mi relación con la comida

comidas y mamá

La relación que tenemos con la comida es un fiel reflejo de la que tuvimos con mamá.

Con esto no queremos buscar culpables de ello sino mas bien poder entender el modo en el que hoy nos relacionamos con el alimento y poder trabajar en ese vínculo para que deje de ser un problema en nuestro presente.

Si hoy nuestra relación con la comida es conflictiva, tanto porque tenemos un trastorno alimenticio (bulimia, anorexia, atracones, obesidad, exceso de control buscando “lo sano», etc) o porque nos damos cuenta que hay algo que no encaja en el modo en el que nos relacionamos con la comida, entonces es interesante que vayamos a observar nuestra gestación y primera infancia.

Mamá nos lleva en el útero y estamos unidos a ella por el cordón umbilical. Literalmente nos alimenta de nutrientes, pero también lo hace a nivel emocional.

Cuando salimos al mundo, el cordón se corta, pero seguimos conectados a mamá emocionalmente hasta los 10 años aprox. Esto significa que todo lo que mamá siente, lo sentimos también.

Toda patología y/o alteración emocional no gestionada vivida por mamá durante el embarazo, fue percibida por el bebé y ha quedado en su inconsciente.

Al amamantar, la mirada de mamá nos conecta con su amor y no solo se recibe la leche sino también lo que siente al estar entablando ese vínculo con el bebé.

Desde ese instante el alimento se vuelve la fuente del amor y si mamá no tiene consciencia de esto, es bastante probable que estemos recibiendo toda su NO-gestión emocional también: ansiedades, angustias, frustraciones, enojos, conflictos.

Si nuestro vínculo con la comida no es fluido, entonces preguntémonos que pasaba con mamá desde la gestación hasta los 10 años. Eso seguramente nos dará la pauta de lo que luego como adultos vamos buscando en la comida.

La comida son nutrientes, pero también son emociones que queremos incorporar pues muchas veces el vacío es tan profundo que confundimos el hambre biológico con el emocional.

Nada está bien o mal… podemos tener hambre de todo tipo, lo interesante es reconocerlo y dejar de confundirlo para que entonces podamos disfrutar en vez de sufrir.

Puedo ayudarte a biodescodificar tu dolencia – hola@gabivalenti.com para más información.