Publicado el

La lealtad al clan

clan

La lealtad a nuestro clan puede ser difícil de registrar.

La razón es nuestro sentido inconsciente de pertenencia y la necesidad de sentirnos sostenidos por el árbol para no quedarnos solos y desterrados.

Es un mecanismo de supervivencia que responde a nuestro cerebro primitivo.

Nuestro árbol es el perfecto para poder trascender los aprendizajes pendientes, pero ¿qué pasa cuando tomamos consciencia, cuando despertamos al Espíritu y cambiamos la perspectiva en la que miramos la realidad?

Pues es interesante que en nuestro camino observemos cuál es ese punto de inflexión que nos ha hecho cambiar el curso de nuestra vida y reconectar con el Espíritu. ¿Por qué? Porque justamente desde allí comienza el camino de consciencia y todo se vuelve más claro.

Es un proceso. No hay reglas que lo sostengan mas que la revisión diaria interna de ese mismo proceso.

Una de las pistas claves es observar la lealtad que tenemos para con el clan. Esa pulsión que nos aleja de nuestra individualidad y nos lleva a repetir patrones. ¿Cómo verlo? Observemos en nuestra historia las similitudes que tenemos con nuestro clan. ¿Qué repetimos? ¿Qué creencias sostienen nuestro accionar presente que responden a lo que fuimos viendo en nuestra infancia, a los cuentos que siempre contaron los mayores sobre lo que hay que hacer o no?

La escucha consciente de cada uno de nuestros pensamientos y el modo en el que nos vinculamos con los demás y con nuestro entorno nos darán las pistas necesarias.

Por esto es tan interesante conocer nuestra historia, saber sobre las generaciones pasadas, entender los motores de acción que llevaron a nuestros abuelos/as a funcionar como lo hicieron, a nuestros ma/padres a perpetuar esos modos y HOY, nosotros, tomarnos el trabajo de cambiar esa historia ELIGIENDO crear nuestro camino y soltando la lealtad a un clan que necesita aggiornarse a nuestra propia realidad.

Por ejemplo, mi nonna se casó para poder irse de su casa y tener independencia de estudiar lo que deseaba porque su padre no se lo permitía. En el inconsciente familiar, entonces, el matrimonio es sinónimo de independencia y libertad. El resto de las mujeres del clan… ¿desde qué lugar estaremos tomando nuestras decisiones?