Publicado el

Herencias familiares

herederos

Al armar un árbol familiar podemos encontrar los lazos energéticos/inconscientes que existen entre los integrantes.

El/la consultante es heredero universal de otro familiar cuando los une la fecha de nacimiento del 1ero con la de muerte del 2do, siempre y cuando el 1ero haya nacido antes de que el 2do muera.

De este modo, decimos que el muerto elige a su heredero y todo aquello pendiente a resolver se le es encomendado.

Claro está que esto es un mandato inconsciente que se convierte en una voz silenciosa para el heredero que lo lleva, muchas veces, a vivir una vida ajena pues lo que el muerto deseaba no es lo mismo que el vivo desea.

El caso del yaciente comparte las mismas características que el heredero universal, pero la diferencia es que el muerto falleció antes de que el yaciente haya nacido. Por ende, el mandato es aún más pesado dado que suele haber más secretos ocultos pendientes de resolver. Decimos que ese “fantasma” co-vive con el yaciente y su voz puede hacer perder la propia identidad.

Conocer las causas de las muertes cuando existen estos lazos nos permite tomar consciencia también de los mandatos dado que no es lo mismo ser heredero o yaciente de un abuelo que murió de viejo a los 80 años, que serlo de una tía que murió en el parto a los 22. Muchos más pendientes inconscientes tendrá la 2da que el 1ero.

Cuando con el/la consultante descubrimos estos lazos usamos actos de psicomagia para poder liberar los mandatos inconscientes heredaros y desatar los vínculos familiares que están entorpeciendo el crecimiento y avance personal.

Pero vale aclarar que más allá del acto de psicomagia que sirve para trabajar el inconsciente individual -que no diferencia entre real o imaginario en su atemporalidad- la toma de consciencia es clave, es decir, el darnos cuenta de para qué hago lo que hago, bajo qué voz estoy tomando mis decisiones y bajo qué creencias estoy armando mi vida.

Conocer nuestra historia nos ayuda a liberarnos de los lastres del árbol y a hacernos responsables de nuestra identidad para poder manifestar nuestra verdad en todos los aspectos de nuestra vida.