El cuerpo del dolor

¿Te identificás constantemente con emociones negativas que te conectan con el pasado? Puede entonces que esto que escribo te ayude a entender de dónde viene y cómo cambiarlo.

Siempre intenté simplificar mi existencia pero no daba con las técnicas adecuadas porque, básicamente, no tenía ni idea de qué significaba la SIMPLEZA. Me pasé mis primeros 30 años de vida sumida en el enrosque mental creyendo que iba a estar presa de ello para siempre.
Allá por 1827, cuando era adolescente, mi adorado padre siempre me daba un ejemplo cuando intentaba alivianar mis ataques de dolor y rebeldía: “Bebé, vos siempre hacés lo mismo. En vez de deleitarte con la hermosura simple de la rosa y sus colores intensos, te enfocás en desmenuzarla preguntando para qué sirve cada una de sus partes mientras te pinchás los dedos con sus espinas”.
Así viví, siempre creyendo que estaría condenada a sangrar por culpa de las espinas de una rosa que intentaba entender.
Buscaba simpleza pero no hacía nada para encontrarla. Vivía en incoherencia y no sabía cómo salir de ahí.
El punto de inflexión del que les hablé en un post reciente me ayudó a entender eso que mi padre intentó explicar con el ejemplo de la rosa.
Y lo que tuve que entender, sobre todo, fue que ese DOLOR al que me sometía intentando entender con la mente algo que debería estar ACEPTANDO CON EL CUERPO estaba grabado en mi inconsciente, tanto el individual como el del clan familiar.
Ahí, cuando toqué fondo y dije BASTA (noviembre 2018 y mi primer encuentro con la Descodificación Bio-Transgeneracional) fue cuando me comprometí conmigo y empecé a escarbar para poder vaciarme y dejar de ELEGIR pincharme con las espinas de la rosa.
Ahí entendí que la simpleza que siempre busqué iba a llegar cuando dejase de identificarme con el dolor y fuese capaz de elegir el cambio sin victimizarme.

¿Qué significa vaciarnos del pasado y dejar de identificarnos con el cuerpo del dolor? ¿Qué es el cuerpo del dolor?
Este concepto no es mío sino de un alemán muy conocido Eckhart Tolle y llegó a mí hace poco para esclarecer algo que sentía pero que no sabía nombrar. Le encontré mucho sentido y por eso se los comparto explicado bajo los parámetros que para mí tienen más lógica.
El cuerpo del dolor es el cúmulo de energía estancada en el cuerpo a causa de la identificación con emociones que no han sido procesadas en su momento a lo largo de nuestra vida -desde nuestra concepción-.
Claramente, adictos al sufrimiento como seres humanos que somos, esas emociones son negativas y suelen llevar etiquetas del tipo: Ira, enojo, tristeza, angustia, bronca, carencia, vergüenza, reproche, (continúe usted insertando su emoción aquí).
Cuando ese dolor se plasma en el cuerpo físico mediante enfermedades particulares o dolencias diversas crónicas, es necesario identificar sus conflictos programantes y desencadenantes. Todo esto se trata con Biodescodificación y, en mi caso, con DBT porque el árbol transgeneracional habla mucho de la persona.
Hay que traer, entonces, del inconsciente a la conciencia aquello que tanto perturba porque la realidad es que si está plasmado en el cuerpo, el mensaje está siendo enviado pero no estamos sabiendo verlo.
Este es el proceso de vaciado al que debemos someternos cuando llevamos una vida de inercia ciega.
Con trabajo consciente, luego podemos seguir ahondando en el proceso de vaciado mediante técnicas diversas de las que siempre les hablo y ya deben estar hartos de leerme.
Cuando podemos entonces DISOLVER el cuerpo del dolor -todo ese pasado Drama Queen- vamos a poder ELEGIR dejar de identificarnos con eso.
FUE DISUELTO, hiciste el trabajo más duro, ya está. NO EXISTE MÁS así que ahora regodeate en el vacío para aprender a vivir en liviandad, ¿qué te parece?

Pero hay un tema MUY importante a tener en cuenta: ¿Acaso liberarnos del cuerpo del dolor significa que nunca más volveremos a sentir emociones negativas?
Mentiría si les dijera que sí. La vida es este vaivén de experiencias y los vínculos nos llevan a experimentar TODAS las emociones habidas y por haber que querramos sentir. La diferencia está en la palabra ELECCIÓN.
El tema está en que ahora que ya hicimos la tarea más dura y aprendimos cuán importante es liberar la energía estancada, podemos comprometernos con una práctica diaria que nos ayude a trabajar con todo eso que sentimos de una manera sana.
La famosa cajita de herramientas de la que siempre les hablo es lo que debemos aprender a crear para los momentos en los que el mundo nos pone delante una situación que no sabemos resolver.
Mi caja tiene: yoga somático, escritura creativa, auto-descodificación, charlas con amigas, nadar, meditar y la nueva adquisición gracias a tener un poco de tierra, trabajar en mi huerta. ¿Y saben qué está en la tapa de mi caja y es la reina de mi mundo? La palabra ACEPTACIÓN.
La aceptación nos libera de todo enrosque porque NADA ES ETERNO y TODO ES PERFECTO. A partir de acá, viviendo una vida liviana consciente, nos podemos adentrar en la tarea de reprogramar nuestro inconsciente -ya vacío del drama- y encontrar nuevos modos de relacionarnos con lo que sentimos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top