Publicado el

Dolores de cabeza

presión mental

El cuerpo nos habla siempre de una manera muy literal. Gracias a la #Biodescodificación podemos descifrar sus mensajes y hoy tengo ganas de hablar de los dolores de cabeza.

Por suerte podemos ahondar muchísimo en cada dolor en particular, en relación a la zona en la que nace la molestia, su frecuencia e intensidad (no son lo mismo las cefaleas que las migrañas), el momento en el que ocurre y, por sobre todo, la historia personal de cada uno de nosotros.

Les escribo desde la generalidad para traer algo de luz a sus dolores, pero siempre tengan en cuenta que se puede profundizar en cada ser en particular por todo lo mencionado anteriormente.

Los dolores de cabeza vienen a pedirnos que paremos con el enrosque mental. Seguramente llevamos un tiempo intentando intelectualizar eso que es prioridad en nuestra vida en estos momentos y no estamos pudiendo encontrar una solución. ¿Cuánta presión mental tenemos? ¿Cuántas vueltas mentales le damos a lo que está sucediendo?

Mucha lógica mental para resolver algo que debería sentirse en vez de intentar controlar con la cabeza.

Hay una generalidad que también he visto bastante en personas que sufren mucho de estos dolores y es el no sentirse suficientes en la vida. Siempre intentando complacer al resto, poniéndose mucha presión en colmar las expectativas ajenas. Toda esa energía mental estalla en dolor para llamar nuestra atención y liberarnos de esa presión interna.

Hay un dato particular que me gustaría contarles y tiene que ver con la figura paterna. Muchas veces, lo que sucede con nuestra cabeza puede estar relacionado con papá. Para entender el significado, debemos volver a los tiempos de las cavernas en donde eran los padres los que recibían a sus hijos en el parto y, por regla general, lo primero que salía era la cabeza.

La protección y sostén de ese primer recibimiento por parte de papá puede influir en todo lo que sucede en nuestras cabezas luego.