Posted on

Con respirar alcanza

respirar

El método Wim Hof me venía llamando la atención desde un documental que vi en Netflix. Me gusta observar como mi cuerpo reacciona cuando se adapta al medio y, sobre todo, ver cómo mi mente juega con la necesidad de control cuando el cuerpo dice una cosa y ella otra.

Lo de meterse en agua a 5 grados es el resultado de un mecanismo previo de respiración que @lukemallorca explicó con simpleza y claridad. Un patrón de hiperventilación y apneas que nos conecta con el cuerpo sin el control mental. 

Síganlo, tiene data super útil para compartir y enseñar.

¿Mis razones para hacer su taller? Soy curiosa, me gusta experimentar.

Cuando me cansé de cargar con el peso de la enfermedad y decidí dejar de excusarme en ella y generar el cambio en mi vida, la experimentación siempre tenía el objetivo de liberar el trauma acumulado.

El yoga en sus distintas versiones, la meditación, las terapias holísticas, la biodescodificación, el reiki… todas herramientas en las que me sumergí para poder entender mi patrón dañino de conducta y salir de ahí.

Luego, esas herramientas se convirtieron en mi trabajo porque disfruto acompañar en sus procesos a las personas que piden ayuda.

Hace un tiempo ya que estoy vacía de conflicto pasado y transito la vida desde la perspectiva del Nuevo Mundo donde reina el disfrute y el placer, donde las experiencias son simple excusas para reconectar con el Ser de maneras distintas.

Cuando dejamos atrás el pasado y todo su aprendizaje, y nos anclamos en el presente sin anhelo insaciable de futuro, cada experiencia nueva es un juego en el que decidimos participar por amor a la vida viva, nada más.

Que toda acción nazca desde el amor incondicional universal porque lo único que podemos “controlar” es la vibración que generamos dentro nuestro.