¿Cómo funciona la ley del espejo?

La ley del espejo

Hablemos de la ley del espejo que está tan de moda.

A modo general, se dice que eso que tanto te molesta del otro es una faceta tuya que no estás aceptando, ¿verdad?

Yo no sé a ustedes pero a mí esto muchas veces me hacía ruido porque no siempre sentía que eso que observaba en el otro que me incomodaba era taaan mío siempre.

OJO, la pregunta que me hacía era: “vengo trabajando el control y la necesidad de perfección hace mil y observo una banda de avances personales, ¿por qué joraca me irrita tanto la estructura controladora ajena y la insatisfacción ante la imperfección? ¿Tan mal estoy haciendo mi laburo personal? ¿Estoy dando pasos para atrás en vez de avanzar y no lo estoy viendo? ¿Me estoy engañando?”

Por fortuna tengo amigas mensajeras y nada más hermoso que la sincronía en sus palabras para resolver mis dudas existenciales. Cuando hablamos de la 5D -podés leerlo en este post– vimos el tema del espacio y el tiempo donde, para resumir, TODO SUCEDE A LA VEZ.

Entonces, la ley del espejo siempre nos muestra nuestra matriz, nuestra esencia en todas sus facetas progresivas. Cuando veo eso en el otro que tanto me irrita, puede que sea un reflejo “viejo” o bien en un grado distinto de evolución de ese proceso/faceta.

Siguiendo con mi ejemplo: Cuando me molesta la necesidad de perfección y control ajena, estoy reconociendo parte de un pasado personal que ya no es, o que por lo menos, ya no está elevado en un grado tan intenso como lo estoy observando en el otro. Si hablamos en lenguaje 5D donde TODO SUCEDE A A VEZ esto encaja mucho mejor sin la temporalidad.

Es por eso que me molesta, porque puedo reconocerme en eso y me hace reflexionar frente a mi propio proceso.

ENTONCES, dejemos de cuestionarnos en negativo. Cuando reconozcamos la ley del espejo en el otro, seamos seres sinceros, observemos nuestros cambios y sigamos trabajando en lo que necesitemos PEEERO, basta del auto-flagelo. Mirémonos con amor y avancemos en consecuencia.

EL ESPEJO INVERTIDO

Nos traigo buenas noticias. Eso que vemos en el otro y TANTO admiramos, también es una faceta nuestra en potencial.

Si usamos la misma lógica, todo esto cobra sentido, ¿o no?

Esa luz tan hermosa que le vemos al ser humano que tenemos enfrente, es parte de nuestra luz también.

El grado de evolución es distinto pero siempre habrá tiempo para poder brillar en sintonía y resonancia con eso que hoy veo como algo tan lejano.

¿Moraleja del asunto? Cuando admires el reflejo ajeno, acordate que eso que ves es parte tuya también. Simplemente tenés que concentrarte en encontrarlo dentro tuyo, alimentarlo y hacerlo brillar con mayor potencia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top