Publicado el

Cáncer de mama

Cáncer

Para la biodescodificación, el cáncer de mama izquierda en mujeres diestras tiene que ver con la frustración de no poder ayudar a tu hijo.

Si fuese en mama derecha, mantenemos la necesidad de alimentar y proteger, pero se vincula a la pareja -no a los hijos-.

La mujer diestra toma al bebé con su mano derecha y le acerca la boca a su mama izquierda -invertimos el significado en personas zurdas-. Es el modo natural y lógico de hacerlo para darle el alimento. Cuando la madre no puede hacer esto, siente culpa, frustración, rabia y todas estas emociones se graban en su inconsciente.

El cáncer es mensajero de conflictos programantes que dejaron en la memoria esta primera marca de frustración e impotencia de no poder alimentar a los hijos con su pecho, de no poder salvarlos y darles lo que necesitaban para su nutrición -de manera literal y figurativa-.

Luego los conflictos desencadenantes en el presente de la persona despiertan esas memorias y por eso se genera la dolencia que estaba latente en ese inconsciente que no puede resolver lo acontecido.

Puede que haya memoria de abortos no trabajados en el inconsciente individual o del clan familiar. También memorias de familiares de niños muertos al nacer y demás detalles que siempre nos aportan al estudio de cada persona.

‼️Ojo, el cáncer de mama también puede darse en mujeres sin hijos. Recordemos que los proyectos, trabajos o cualquier otro “elemento” que sea percibido como parte de nuestra creación, es considerado nuestro hijo y el modo en el que nos relacionamos con él también puede impactar en nuestra salud.

Cuando se plantea que porque mamá tuvo cáncer, yo puedo tenerlo también, deberíamos trabajar el conflicto que se mantiene en ese inconsciente familiar y recordar que somos capaces de reprogramar ese inconsciente así como nuestro ADN. 

El problema jamás es la enfermedad. La enfermedad es la mensajera que nos alerta de aquello que está bloqueado en el inconsciente buscando la liberación. Y trayendo a la consciencia aquello, podemos reescribir nuestra realidad.