ASMA

Asma

El asma es una dolencia particular y muchas veces parece ser algo de una única vez, sobre todo en niños, que luego se desvanece y parece no ser más un problema.

El asma, es lo que se llama una constelación esquizofrénica que significa que ambos hemisferios cerebrales están en conflicto a la vez.

La particularidad del asma es que puede quedar latente, sobre todo cuando son episodios que sólo se dan en la niñez y luego no vuelven a aparecer. Pero esto deja una memoria, es el conflicto programante que queda guardado y si luego hay una situación parecida que despierta las mismas emociones (conflicto desencadenante), entonces esto se activa y puede causar problemas mayores.

El mensaje que envía el asma habla del miedo en el territorio. Cuando se trata de niños, se dice que ese ambiente en el que vive no le resulta seguro, no se siente a salvo pero no puede escapar de allí. Suelen ser familias donde los padres pelean bastante y el niño es testigo de ese maltrato.

Con este panorama, uno de los hemisferios está conflictuado trabajando para gestionar esas emociones de miedo territorial y, cuando se produce el “ataque” de asma, es justamente cuando otro conflicto aparece y congestiona el otro hemisferio.

También tiene que ver con el miedo, pánico y, llevado al extremo, la posible sensación muerte.

Con ambos hemisferios estresados a la par, se produce el ataque que es esa sensación de “me quedo sin aire, me ahogo, me muero” ante lo que está sucediendo fuera de mi cuerpo, en mi territorio, el que debería ser seguro y ameno para que yo viva en armonía pudiendo respirar sin problema.

Esa memoria de posible muerte queda guardada en el inconsciente que es atemporal. Si en la adultez, ese niño crecido tiene alguna situación en la que se sienta en peligro de muerte en su propio territorio, entonces esta memoria se activa y o puede haber otro episodio de asma o puede haber complicaciones más profundas a nivel pulmonar.

A grandes rasgos, ya saben que cada caso es único, todo lo relacionado con los pulmones es el miedo a la muerte por peligro en el territorio propio, ese que uno siente que debería ser sagrado, seguro y confortable.

Si de adultos tienen problemas pulmonares, es bastante probable que de niños hayan tenido conflictos programantes a nivel de peligro en el territorio y esos traumas se reactivan ante alguna situación desencadenante en su presente que atente contra su vida y seguridad.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top