¿Soy hijo de sustitución?

Conocer sobre nuestra historia personal a través de la memoria de nuestra familia es de gran ayuda para obtener información que desconocemos de primera mano. Eso me permite a mí analizar tu hoja de vida y encontrar esas etiquetas que describen el modo en el que nos comportamos.
Saber sobre los detalles de nuestra gestación, si hubo abortos previos, si fuimos buscados, deseados o no, trae respuestas muy interesantes  a nuestro presente. Hay varios conceptos ya generalizados en la Descodificación Bio Transgeneracional. Uno de ellos es ser hijo de sustitución que significa haber nacido luego de un aborto -natural o programado—. No importa el tiempo que haya pasado, 2 meses o 6 años, llegar a un útero que vivió un aborto, es una condición que deja marcas en el inconsciente inexperimentado del feto que sí está siendo gestado para nacer.

Para el clan familiaracá te cuento de qué trata si aún no sabés qué significa- ese bebé llega a sustituir a otro y ese peso energético puede crear un problema de identidad para ese futuro adulto.
Recordemos que para el inconsciente todo es relevante. El inconsciente no interpreta ni analiza, simplemente acumula memorias desde la concepción.
Los conflictos programantes y los desencadenantes son la base para poder entender nuestro comportamiento. Acá pueden leer al respecto.

Por la falta de experiencia que tenemos en la infancia, las memorias que se graban en el inconsciente durante ese período son las que suelen dejar más marca y condicionar luego nuestra vida. Son los conflictos programantes que luego serán despertados por los desencadenantes en la adultez.
El hijo de sustitución que llega a un útero con un ambiente de muerte es gestado con el miedo de ser también exterminado como su antecesor. Ese miedo de no ser deseado ni querido, de no ser suficiente, de no cumplir con los estándares de los padres, deja marcas que luego pueden influenciar su vida.

Todas estas sensaciones pueden ser alivianadas si ese bebé, al nacer, siente la contención necesaria que refute todos los anteriores miedos.
De hecho, hay técnicas maravillosas que los padres pueden hacer para reprogramar ese inconsciente temeroso durante los primeros años de vida del niño, evitando que luego, los grandotes estemos acá, haciendo #cueving cada día, intentando reescribir nuestra historia con más amor.

El hijo de sustitución, entonces, viene a ocupar un lugar que no le pertenece y eso puede afectar su proceso de forjar su propia identidad. Una sensación de vivir una vida ajena, una dualidad que no le permite encontrarse ni reconocerse en el espejo.

A través de la DBT podemos descubrir porqué nos pasa lo que nos pasa. Nuestro genosociograma habla y aprender a descodificar esos mensajes es mi pasión por eso me encantará ayudarte. Si resuenas con mi método, escribime hola@gabivalenti.com
Yo soy hija de sustitución y esa marca me tuvo conflictuada durante mucho tiempo pero al hacerlo consciente, al entender el porqué de mi sentir, puede reprogramar mi inconsciente y empezar a vivir una vida propia, sin cargas ajenas ni dolor del pasado. Todos modos salir del pozo, se simplemente cuestión de decisión y actitud positiva. Buscar ayuda es un acto de amor propio. Puedo ayudarte si lo deseás. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top