Las señales del cuerpo

¿Le prestás atención a tu cuerpo? Estar atentos a las señales que nos da nuestro cuerpo es el modo de vivir en plena conciencia. Recordemos que todo aquello que esté trabado en el inconsciente se manifestará en el cuerpo porque el único modo que tiene para llamar nuestra atención.
Para la biodescodificación, cada parte, cada órgano, cada dolencia y enfermedad tienen su significa específico pero lo que sí tienen en común es que siempre intentan debelar emociones bloqueadas que están queriendo salir para dejar habitar nuestro cuerpo con incomodidad.

Mi dedo fue mensaje más reciente pero mi mano izquierda viene hablándome desde que empezó la cuarentena.
Comencé con un dolor punzante en la muñeca, seguimos con un corte a cuchillo en la palma -entre pulgar e índice-, luego con una quemadura en la cara interna de la muñeca y para finalizar, este dedo rebanado hace dos días.
Auto-descodificarme es la tarea más difícil y desafiante de todas. AMO hacerlo pero me cuesta mucho. Tiene lógica claro, si estuviera siendo consciente del mensaje de todo ello, jamás hubiese llegado a plasmarse en mi cuerpo, ¿verdad?
Todas estas dolencias y accidentes se comunican entre sí. Si bien a modo general responden a lo mismo, cada uno debe resonar con su propia experiencia porque ahí está la clave del asunto. Les voy a contar mi propio análisis para que vean qué tipo de ayuda puedo brindarles con la descodificación biológica. 

Mi experiencia: El mensaje de un corte dice STOP, dejar de avanzar en aquella dirección. Que todo esté sucediendo en mi mano izquierda (siendo diestra) tiene que ver con el RECIBIR. El detalle del dedo índice me dice que me estoy apresurando a tomar decisiones frente al modo en el que estoy recibiendo la mirada externa, la que mi ego siente que viene de fuera, que me señala con el dedo diciendo todo lo que está mal (películas ficticias de mi señora mente genera).
Todo se origina con la falta de flexibilidad (muñeca) por mi parte en relación a lo que estoy ofreciendo como creadora (las manos hablan del trabajo, de la labor).
El trabajo de análisis constante que comparto con ustedes en mis redes sociales, en este blog y en las clases de yoga somático, suele ser enjuiciado por mi misma porque siento que no es aceptado por el afuera. Algunas veces la autovaloración me falla y tengo estas luchas internas que buscan la valoración tras la mirada del otro. 
Como ser dual humano que soy, OBVIO que siempre prefiero que lo que ofrezco guste y sea aceptado por tods. Por fortuna vengo trabajando hace rato el temita del rechazo y la frustración (todos dilemas con sus bases en mi memoria uterina que vengo reprogramando de manera consciente hace un año). Aún así, esta duda se sigue manifestando y acá estamos, con la mano izquierda mandando mensajitos desde las profundidades del inconsciente atemporal.
Las quemaduras son ira. Claramente me enoja que lo que ofrezco no guste, sobre todo porque viene desde lo más profundo de mi corazón (las manos y brazos son la prolongación del corazón).
Pero sé que tanto la #DBT y el tipo de terapia que ofrezco, como mis clases de yoga más enfocadas en destrabar energía estancada con movimiento mucho más libre que guiado, producen INCOMODIDAD en el que recibe. Y no todos quieren enfrentarse a ello.

¿Conclusión? FLEXIBILIDAD con mis modos de dar y recibir, ACEPTACIÓN de los tiempos del otro, CONFIANZA en mi labor porque si su base es el amor, el mensaje llegará a quien tenga que llegar. Y ese gran STOP sobre mis pensamientos juiciosos porque por ahí, NO ES.

Así trabajo los análisis personales porque me conozco más que nadie pero también lo hago con mis pacientes. Hay un intercambio de información que nos permite ir conectando los puntos para entender cuál es el mensaje que el inconsciente está queriendo debelar. 
Si te resuena mi método y querés que trabajemos juntos, podés contactarme por mail hola@gabivalenti.com o mediante el botón de contacto en esta página web. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top