Herpes Labial

¿Alguna vez has tenido herpes labial? Es un virus que dicen que casi el 90% de la población lo tiene ya dentro pero que puede no activarse jamás. Puede que hasta hayamos nacido con el virus en nuestro sistema si nuestra madre lo tenía antes de gestarnos. Tenerlo latente o no es imposible de saber pero enseguida nos damos cuenta cuando un herpes comienza a activarse. El del labio es el más común de todos y bastante molesto si me permiten opinar. La picazón del principio es insoportable y las costras posteriores, desagradables. 
Los virus también pueden descodificarse biológicamente. Tienen un mensaje para traernos y poder situarlo en el momento exacto en el que aparece es clave para descifrar el mensaje. 

Personalmente, nada me da más intriga que descifrar los mensajes que mi cuerpo expone ante mis ojos.
Si me encanta hacerlo con los demás, imagínense conmigo.
Acá, eso de “en casa de herrero, cuchillo de palo” no aplica. Al contrario. AMO descodificar qué es lo que pasé por alto y mi cuerpo me está señalando.

Nunca tuve herpes hasta hoy.
Una ampollita en la comisura del labio que se extendió hacia abajo. Como era mi primera vez tuve que consultar con el señor google cómo se ve un herpes. Ya no había vuelta atrás, mi sospecha era cierta. Apliqué aceite de melaleuca (árbol del te) y enseguida salí corriendo al diccionario de DBT.
Reconozco que cuando algo se manifiesta en mi cuerpo me produce bastante frustración porque intento vivir el presente con mucha consciencia. Si mi cuerpo está llamando mi atención entonces claramente dejé a medio camino el proceso de alguna emoción intensa. En esos momentos hago un trabajo mental para no caer en el pozo de la culpa y salir del enrosque. Justamente, poder descodificar mis dolencias me permite darme una segunda oportunidad en esto que se llama vivir.

Todo aquello que se nos presenta en la piel tiene que ver con contacto humano. En el caso del herpes labial, es por su falta. “Deseo amor y no lo estoy recibiendo”. Nada más literal que desear un beso -y el afecto que este significa- y no recibirlo.
El herpes labial es la respuesta del cuerpo a la rabia, al enojo que no es exteriorizado de manera oral cuya causa proviene de no recibir el afecto amoroso de alguien que uno desea.

Miré para atrás y enseguida pude relacionar porqué ese bendito herpes afloró en mi labio hoy.
El cuerpo habla todo el tiempo y me resulta maravilloso poder entenderlo a través de esta herramienta. 
Pero hay una realidad, traer a la consciencia la causa de mi dolencia no la hace desaparecer de un segundo a otro. De hecho, siempre decimos que cuando ya está manifestado en el cuerpo, hay que hacer uso de la medicina que mejor se adapte a nuestras creencias para combatir la enfermedad. Pero la clave está en descifrar la emoción bloqueada para poder procesarla porque sino seguirá reapareciendo hasta que realmente entendamos el mensaje.
Tendré que seguir tratando el herpes con el tópico adecuado. Seguramente algo tomaré para evitar que mi cara se deforme con las costras. Pero también trabajaré esas emociones de rabia y frustración que guardé frente al amor no recibido, entendiendo que siempre es mejor exteriorizarlas con quien deba hacerlo para evitar, en el futuro, otra situación viral similar. 

HACER CONSCIENTE LO INCONSCIENTE es reconocer el modo en el que nuestro cuerpo habla y entender su causa. 
Puedo ayudarte a descifrar los mensajes que tu cuerpo está plasmando. Se me da bien atar los cabos sueltos que andan dando vueltas por ahí. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top