El aborto y sus consecuencias

El poder del inconsciente familiar es muy fuerte. Las memorias de todos los integrantes se guardan en ese archivo compartido como conflictos programantes que luego cualquier conflicto desencadenante puede reactivar. 
Les cuento mi ejemplo que dominó a la perfección y puede ayudarlos a entenderse a ustedes mismos. De chica estudié periodismo y me encantaba escribir pero enseguida empecé a viajar y abandoné la escritura.
Diez años más tarde, en la misma casa en donde lo hice por última vez, me animé a escribir de nuevo. Me amigué con las palabras.
Empecé un taller de escritura buscando encontrar el modo de canalizar sanamente el duelo de mi divorcio.
Desde los 15 años, el modo de deshacerme de todo lo que me incomodaba eran los vómitos. Un patrón poco armonioso y saludable.
Siempre intenté combatirlos y la escritura fue una de las tantas maneras aleatorias de descarga sana.
El primer ejercicio del grupo fue “armar el índice de la novela de tu vida”. Una propuesta hermosa que me llevó a escribir mucho más.
La verdad era que me moría de vergüenza de contarles a todos esos extraños del grupo sobre mi gran secreto de autodestrucción así que entre mis hermanos y yo, inventé una hermana a quien llamé Jazmín, y encarnó todas mis oscuridades.
En la ficción que escribí entonces, Gabi era la hermana menor, la copada que viajaba por el mundo. Jazmín había quedado encajada, entre los varones y la pequeña, sufriendo esa necesidad constante de morir, cargando con todos los secretos familiares, vomitándolos cada día en el inodoro de casa hasta que decidió matarse

Cuando terminé esa novela, se me ocurrió constelar -siempre con el anhelo de acabar con mi conducta autodestructiva constante-. En plena sesión consteladora, apareció una hermana que había sido abortada entre mis hermanos y yo.
Ahí me enteré que Jazmín había existido. Ni idea si la habrían llamado así o no, pero yo empecé a hacerlo y su presencia se hizo aún más fuerte en mi vida.
La ficción que había escrito era real. Por eso digo que el inconsciente familiar tiene un peso muy fuerte en nuestra vida y poder conocer los secretos de primera mano nos ahorran luego dolencias para tener que interpretar. 

Secretos familiares. Creer o reventar.
Siempre sentí una dualidad interior. Siempre me sentí dos personas. De chica fantaseaba con tener una hermana gemela, jugaba a las barbies con ella en secreto en mi cuarto, hasta que un día me hice grande y desapareció.
Para la DBT, los bebés abortados -natural o provocado- igualmente cuentan como parte del clan. Si bien, al no nacer, no son poseedores de cargas transgeneracionales, sí ocupan un lugar en la línea de hermandad.
Por eso es tan importante que se respeten los duelos aún en estas circunstancias y, sobre todo, que no haya secreto sobre tu existencia.

Jazmín me acompañó hasta hace poco. No la voy a culpar, no creo que sea la causante de mi bulimia ni de tantos años de auto-odio pero claramente, la sumatoria de todos los factores que les vengo contando generaron un patrón de conducta en mí que me marcó.
Cuando pude despedirme de ella, cuando pude hacer consciente su dolor, su odio a mis padres por no haberla tenido, sus celos por verme vivir a mí y a ella no, entonces pude también entender que mucho del odio que yo creía propio, no me pertenecía y eso ayudó a dejar de culparme.
En una de las hipnosis regresivas que hice apareció Jazmín muy enojada, gritando que porqué yo sí y ella no.
Vi su alma al costado de mi cama, deseando haber tenido la misma suerte de vida que yo.
Le dije entre llanto que la amaba, que yo le prometía vivir mi vida con entusiasmo, con compromiso y parar un poquito con la autodestrucción.
Se fue.

No es magia. Realmente creo que mi cueving es hardcore y así como la sumatoria de traumas me hundieron la cabeza en el inodoro, también la sumatoria de herramientas de lucha me la sacaron. Es un combo hermoso que hoy me tiene parada en donde estoy. Y sigo en constante cambio.
Pero hay una realidad, desde que Jazmín se fue, ya no me siento dos y eso me alivianó un montón.

Los secretos familiares están presentes en el inconsciente familiar. El clan no se olvida, al clan nada se le oculta, nada. Los secretos salen por las buenas, o salen por las malas.

No se mientan, no oculten, su cuerpo les va a hablar SIEMPRE y lo hará también generación tras generación.

El aborto
Creo y apoyo el #abortolegalseguroygratuito pero eso no quita que quiera contarles qué sucede en el útero cuando un aborto tiene lugar, cuáles son las marcas que deja en el clan y en el siguiente bebé que nace. También quedan memorias traumáticas en la madre. Nadie queda exento luego de un aborto. 
Tanto si el aborto es natural o provocado, las consecuencias generales son las mismas.
El ambiente de muerte que perdura en el útero materno será percibido por el siguiente feto que sea concebido. Da igual la cantidad de tiempo que haya pasado entre los dos embarazos.

Miedo, inseguridad, ansiedad por también ser exterminado son algunas de las emociones que quedarán marcadas en la primera memoria emocional de ese feto, sumado a la dualidad de identidad por venir a suplir el lugar de otro ser que nunca nació.
Estas marcas son esos conflictos programantes de los que siempre les hablo. Marcas que luego se podrán manifestar en un adulto con inseguridades profundas de identidad, de falta de autoestima, desgano de vida, culpa de existencia y que detonarán con más énfasis si su alrededor no acompaña para poder contrarrestar estas sensaciones tan profundamente arraigadas.

HACER CONSCIENTE LO INCONSCIENTE es una herramienta de liberación. Personalmente, cuando pude entender lo inexplicable de esas emociones de autodestrucción, cuando pude ponerle un nombre a aquello que sentía, pude emprender entonces mi camino de liberación y aceptación con fundamentos.
Luego sí, mucho trabajo interior consciente, con responsabilidad, SIN BUSCAR CULPABLES, sólo conociendo, aceptando y actuando en consecuencia para poder avanzar en liviandad y empezar a vivir una vida plena. Vivir con elección de existencia, abandonando la inercia y empoderándome de mi presente para poder crear aquello que deseo experimentar.

Cada caso es único y hay un sinfín de variaciones para considerar en función a los detalles de cada persona pero si te identificás con mis palabras y tenés ganas de trabajar conmigo, escribime: hola@gabivalenti.com Estoy. En tu genosociograma y tus secretos familiares, están todas las respuestas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top