Los trastornos alimenticios biodescodificados

¿Sufrís de bulimia, anorexia, obesidad? ¿Tu relación con la comida es un peso para tu vida? ¿Tu imagen corporal siempre es una traba para poder vivir en paz con vos mismo? Estuve ahí. La bulimia fue mi compañera de ruta desde los 15 hasta los 32 años. Puedo ayudarte.

Más allá de las culpas que siempre le ponemos a la sociedad presa de la imagen y del estereotipo de belleza corporal, los trastornos alimenticios pueden ser descodificados a través del genosociograma familiar y las experiencias vividas por la persona que las padece.
Una base para todas las enfermedades de este tipo es la relación con la madre en los primeros años de vida. La madre es la encargada de proporcionar el alimento y la conexión emocional con el bebé es tan fuerte que TODO lo que la madre vive y siente es percibido por el bebé. Hay muchas variantes a tener en cuenta en cada caso. Poder tener la mayor cantidad de detalles nos permite conocer el mensaje exacto que el cuerpo está queriendo enviar.
En esta oportunidad, hablaremos de la anorexia y la obesidad  y en qué punto se unen estas dos enfermedades que parecen tan opuestas. En el 90% de los casos, tanto en un paciente con anorexia como en uno con obesidad, hay memorias de abuso sexual. Pueden ser por cargas transgeneracionales o bien por experiencias propias, para eso es necesario ahondar en el árbol familiar y conocer la historia de nuestra familia.

¿Cómo funciona el inconsciente? Recordemos que su labor es protegernos siempre de aquello que nos hace sufrir. Los traumas y sus memorias inconscientes son atemporales, por ende, cada vez que una situación similar nos despierte emociones del mismo estilo que se grabaron como trauma, el inconsciente intentará salvarnos enviando el mensaje al cuerpo. Es el único modo que tiene de actuar en nuestro favor, aún cuando ese modo sea cruel como obligarnos a dejar de comer o bien comer hasta reventar. 
Para el inconsciente, privarse del alimento llevará a eliminar todo tipo de curvas y características femeninas que en un momento llamaron la atención del acosador y produjo el trauma. Por otro lado, atiborrarse de comida hasta crear masas incontrolables de grasa que tapen el cuerpo será el modo de protección más efectivo ante el acosador que en algún momento produjo el trauma.
¿Por qué se padece una y no la otra? Hay muchos factores a analizar y por eso aclaro siempre que cada caso es particular y que hay que saber analizarlo en contexto. Mi idea con esto es mostrarles detalles de las enfermedades que pueden ser descodificadas para que aprendamos a conocernos mejor y podamos vivir en armonía con nosotros mismos.

Si sentís que esto te resuena y que puedo ayudarte, escribime: hola@gabivalenti.com estaré encantada de acompañarte en tu propio proceso.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top