Querer-creer-crear desde la emoción

Crear el presente

El poder creador de la mente ya nos ha sorprendido en todos los ámbitos y bien sabemos que existe algo distinto que se manifiesta a través de la energía universal y que la Fuente está siempre disponible para permitir que el alma que nos habita recuerde toda su sabiduría.

Aún así, desde los seres más terrenales que somos, muchas veces nos enfocamos en “pedirle” al universo que nos de, aunque no tenemos muy claro el qué y ahí nos perdemos en los detalles.

Me interesa que trabajemos el modo de crear nuestra realidad.

Existe un método muy exacto y tiene que ver con las emociones. Cuando nos visualizamos en un momento que deseamos, por ejemplo deseo X trabajo en particular, entramos en el ámbito material y no en el emocional.

Cuando nos imaginemos una situación ideal que queramos crear en nuestro presente, hagámoslo desde la emoción: ¿Cómo se siente el alcanzar eso que deseo manifestar?

Por ejemplo, con el el caso del trabajo ideal, en vez de imaginarlo con todos sus detalles, conectemos con la emoción que nos genera esa situación: “En mi trabajo ideal me siento realizada, plena, con abundancia y soltura económica; me siento feliz y reconocida por mis logros, valorada, orgullosa de mi potencial, etc.”

Crear desde la emoción es el modo más eficaz de manifestar eso que deseamos.

Lo mismo sucede con el tema amor de pareja, muchas veces pensamos en que queremos una persona con X características en vez de enfocarnos en las emociones que queremos experimentar con una pareja. 

Muchas veces hasta cometemos el error de pensar en alguien con nombre y apellido sin darnos cuenta que estamos interfirieron con el libre albedrío del otro.

Pero todo nos lleva el mismo punto: Aquello que queremos experimentar es algo propio e interno, por eso es mucho más eficaz y certero enfocarnos en aquello que deseamos sentir dentro.

Imaginemos una línea horizontal:

El punto de partida es el presente en el que me doy cuenta que me gustaría cambiar algo en particular de mi realidad.

A través de la visualización y el poder creador de mi mente y todos mis cuerpos resonando en sintonía con esa energía vibracional propia, conecto con el punto final de esa línea, esas emociones que quiero experimentar para sentirme satisfecha con la necesidad que tengo hoy.

El modo en el que esos dos puntos se unen, ese camino que recorro para llegar de un punto al otro, se lo entrego al universo, a esa vida viva que me escucha y me sostiene y que, si soy fiel a mi verdad interna, aquello que estoy queriendo manifestar me es entregado por merecimiento divino de vida.

Si tengo en claro cómo me quiero sentir con aquello que deseo, entonces confío en la vida y en el modo en el que me lo hace llegar. Estoy atenta y reacciono ante esa vida viva, accionando en pos de ese punto de llegada en esta línea horizontal que transito.

Para crear, hagámoslo desde la emoción y disfrutemos del modo en el que la vida nos sorprende.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top