¿Has llegado a tu punto de inflexión?

“Acepta lo que venga tejido en el diseño de tu destino porque, ¿qué podría acomodarse más adecuadamente a tus necesidades?”
Parece que Marco Aurelio (a quien abrazo con fuerza en la foto) dijo hace dos mil años esta frase que yo resumiría en las mías preferidas:
TODO ES PERFECTO + ACEPTACIÓN

Las charlas con mis amigas son mi fuente de inspiración. Ayer mientras comentábamos un problema en particular, salió este tema y por eso lo comparto.
La ACEPTACIÓN es la base de la vida consciente. La aceptación nos libera completamente de la dualidad del juicio de la mente y nos ayuda a vaciarnos de todo lo que no necesitamos para poder avanzar en liviandad.

VIVIR EN LIVIANDAD – es mi objetivo de existencia personal y el que intento transmitir a cada uno de mis pacientes. Ponerlo en práctica es un desafío y muchas veces hay una reticencia constante a la ACEPTACIÓN y la causa es confundirla con el entendimiento.
Para ACEPTAR no es necesario ENTENDER. Intentar entender en vez de aceptar puede que nos lleve al camino del enrosque mental de la lógica y de la dualidad.

ACEPTAR es parte del saber estar sin cuestionar.
ACEPTAR el pasado y animarnos a vaciarnos de él para dejar de indentificarnos con sus porquerías.
ACEPTAR el presente para poder vivirlo sin esa necesidad de que sea insuficiente.
ACEPTAR a los otros sin la necesidad de entenderlos porque el amor es incondicional.

La Descodificación Bio Transgeneracional es una herramienta que nos permite conocer nuestro pasado y saber las causas de muchas de nuestras dolencias pero la realidad es que no se puede cambiar ese pasado y muchas veces intentar entenderlo con la mente nos lleva victimizarnos y ponernos en un lugar que en vez de traernos alivio, nos enrosca buscando culpables en el afuera para poder sostener ese dolor que tanto nos marcó. 
Por eso hago hincapié que luego de conocer el informe personal de tu vida (en ese mapa lleno de información que te entrego luego de la sesión en la que pudimos descifrar juntos todos los mensajes de tu cuerpo con causas en tu propia historia y la de tu familia) es muy importante que no te embarques en culpabilizar el pasado y sus personajes sino centrarte en aceptarlo para poder avanzar.

El punto de inflexión
Es ese gran momento en la vida en el que hacemos un quiebre drástico. Suele suceder alrededor de los 30 años aproximadamente cuando por alguna razón en particular somos llamados a tomar las riendas de nuestra vida y a cambiar el modo en el que estamos existiendo.
¿Les pasó ya? ¿Saben de qué les hablo?
Este gran Aha!Moment suele darse de dos maneras distintas:
1. Por cúmulo de una vida de desorden
2. Por algún evento en particular que nos obliga a quebrarnos
Tanto uno como el otro nos conecta con un dolor profundo que nos hunde en ese pozo de la duda y nos incita a que nos replanteemos todo aquello que hemos construido con tanto esfuerzo.
Los que se animan a embarcarse en ese cambio son lo que suelen llegar a mis terapias, buscando respuestas concisas para poder ponerle nombre a todo ese dolor. 
Y acá es cuando traigo nuevamente esta oposición entre ACEPTAR y ENTENDER.
¿Como hacemos para entendernos a nosotros mismos cuando llevamos una vida cargada de malas decisiones, de dolor autoinfligido, de intentar satisfacer a los demás en vez de a nosotros mismos? Si nos basamos en la lógica del entendimiento, no podríamos salir del círculo del juicio personal y seríamos los causantes de nuestro mayor mal. Pero por otro lado, si nos permitimos simplemente aceptar nuestro pasado, sin buscar culpables, sin juzgar nuestras razones, sin apalearnos por lo sucedido, entonces es cuando podemos hacer ese “borrón y cuenta nueva” para volver a empezar.  

Cuando nos hayamos vaciado de toda esa historia pasando con diferentes técnicas que se acomoden a nuestro gusto, vamos a poder dejar de identificarnos con eso y entonces dar el siguiente paso.
APRENDER A ESTAR PRESENTES DE MANERA CONSCIENTE EN EL AHORA
Para esto es necesario aprender a reconocer nuestras partes: Mente y Ser.

Hasta el punto de inflexión habíamos vivido sumidos bajo el poder de la Mente. Tanto a través de sus pensamientos como de las emociones (el modo en el que la mente se manifiesta en el cuerpo), viviendo por inercia una vida que no nos generaba satisfacciones.
Para poder reconocer nuestras partes, mi modo favorito es usar la respiración para poder entrar en el cuerpo y dejar que ese cuerpo empiece a hablar sin estar dominado por la mente.
Meditación, yoga o cualquier otra herramienta que nos incite a realmente escucharnos en el proceso de aceptación al que nos estamos sometiendo.

Necesitamos CONSTANCIA y COMPROMISO. Y puede que hasta necesitemos una guía también. Por eso siempre incito a mis pacientes a que cuenten conmigo en cualquier momento del día cuando necesiten tener ese sostén, esa ayuda externa que los ayude a entrar en eje y encontrar la calma interior. Algunas veces, tener un compromiso con alguien de fuera nos permite afianzar el compromiso personal.

EJERCITAR este reconocimiento de nuestras partes implica un hermoso compromiso con la creación de nuestro nuevo camino y a mi me encanta ayudarte a que puedas encontrar el tuyo personal. 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top