Herramientas útiles para conocernos

Cuando nos embarcamos en este camino del vivir consciente, surge la posibilidad de tener que reinventar las prácticas que veníamos usando hasta ese momento.
Buscar herramientas útiles, ya sea incorporando algunas novedosas a nuestra realidad o bien reestructurando las que ya usamos para adecuarlas a nuestra búsqueda personal. La clave está en que el objetivo de esa herramienta sea CONOCERNOS. 
¿Qué es una herramienta de autoconocimiento? Es un modo en particular que usamos para poder cumplir ese objetivo: saber un poco más sobre nosotros mismos.
La elección tiene que ser personal y hay que animarse a ir explorando, probar y sentir qué nos sirve para ese momento y qué no.

Puedo ayudarlos con una pregunta para que se hagan y orientarlos: Esta herramienta que estoy usando ¿tiene como objetivo conocerme un poco más? Si dudan con la respuesta, al igual deben preguntarse: ¿Estoy buscando conocerme más?
Porque ahí está el meollo de todo el asunto de la herramienta: CO-NO-CER-NOS

Me gusta hablar desde la experiencia porque es lo que puedo compartir desde el corazón y puedo recomendar con seguridad porque es lo que a mí me sirvió para conocerme.
Cada ser es único y el modo de encarar su propio proceso, lo es también. Yo pasé por un sinfín de herramientas desde que tengo 15 años cuando mi vida empezó a hacerme ruido porque me estaba lastimando adrede. Nada de lo que iba haciendo surgía efecto porque en realidad YO NO QUERIA CAMBIAR. El dolor me era placentero en cierto modo y ahí me quedé victimizándome durante 17 años.
Llegué a mi punto de inflexión y me obligué a reaccionar. Si estás en ese mismo momento de tu vida, puedo ayudarte con algunos consejos.
Para poder cambiar tu realidad insatisfactoria es necesario:

  1. RECONOCER que querés cambiar y ELEGIR hacerlo
  2. Pedir ayuda si necesitás una guía
  3. Entregarte al proceso de vaciado del cuerpo del dolor (ELEGIR dejar de identificarte con el pasado y la victimización)
  4. PACIENCIA con ese proceso, CONSTANCIA y acá sí, herramientas útiles del tipo meditación, yoga o cualquier ejercicio que incite a explorar el cuerpo y reconocerlo como propio, terapias holísticas que traen otra perspectiva a lo que ya conocés y no te estaría haciendo efecto, cualquier modo de expresar la creatividad y descargar tu sentir (escribir, pintar, cantar o la que mejor te quepa).

Este punto es largo, no lo voy a negar. Porque generalmente el punto de inflexión que te hace reaccionar viene cargado de una vida de unos 30 años aproximadamente de drama pleno. Pero en algún momento hay que hacerlo porque si no te enfrentás a ello, luego volverá a aparecer y simplemente habrás perdido tiempo valioso.
Y luego sí, una vez que todo este proceso se haya cumplido, viene esto que llamo reconocer nuestras estructuras y poder descifrar si son limitante o contenedoras. 

Somos animales de costumbre, se dice por todos lados y lo experimentamos siempre. Si venías viviendo una vida de dolor, aquello que te haya sacado de ahí será tu nueva droga y eso es simplemente cambiar una conducta dañina por otra sana pero la realidad es que la adicción sigue estando. Entonces la idea es que puedas despegarte de todo aquello que te condiciona y acá es interesante estar atentos a los cambios y a nuestras necesidades.
Si ya aprendimos a relacionarnos con nuestro cuerpo de una manera sana, si ya aprendimos a relacionarnos con nuestra mente de un modo controlado y sin esclavitud, entonces ¿porqué no creer que puedo seguir explorando en este camino y buscar nuevas alternativas que me sigan ayudando a crecer?

A mí, el Hatha yoga me sacó del dolor y me brindó una estructura para ordenarme. Al año descubrí otro estilo de yoga, el de la experiencia somática basado en la filosofía tántrica, que se acomodaba bastante más a la realidad que estaba queriendo experimentar. Acepté el cambio y di el paso. 

Lo mismo con los estilos y ramas de terapia. Lo mismo con los modos de meditar, con las relaciones vinculares, con la alimentación. CAMBIO CONSTANTE. 
Abrazar el cambio contante es esto. Una vez que se tienen las bases bien fundadas, podemos animarnos a seguir explorando. Que sea lo que sea que hagas, que sea POR ELECCIÓN propia y no por miedo a lo desconocido.

En la terapia de acompañamiento que ofrezco, puedo ir guiándote en este camino para poder descifrar cuánto hay de apego en tus rutinas y estructuras, para que puedas reinventarte las veces que desees sin miedo a avanzar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top