¿Ego espiritual?

Ego espiritual

El otro día leía una cuenta que respeto y me aporta con sus pensamientos y palabras porque me hace reflexionar también.

BTW, es esto lo que busco consumir en esta red, cuentas que me aporten, me hagan pensar y cuestionarme creencias porque tengo clarísimo que SIEMPRE hay mucho por aprender. Recomiendo sean selectivxs con su consumo.

Prosigo. El asunto tenía que ver con la espiritualidad y el derecho o no de ejercerla cuando la sociedad se cae a pedazos.

No es la primera vez que leo sobre el asunto y hoy ya tenía ganas de exponer mi sentir presente.

La espiritualidad como concepto, me parece cualquiera. Creo en el vivir conscientes que, para mí, es otra cosa.

Y acá viene el punto justo: Vivir conscientes implica reconocer nuestra propia realidad y hacer algo desde ese lugar.

El mundo se cae a pedazos porque llevamos años desconectados de la verdad. Cada uno que llame “verdad” a lo que se le antoje, pero existe la energía del orden divino universal que, desde mi perspectiva, es innegable.

Desde cada individualidad propia, desde ese lugar de consciencia que tomo cuando me responsabilizo de mi historia y actúo en mi presente alineada con mi verdad, desde ahí, es de donde puedo hacer algo.

ALGO, lo que sea, pero ya es algo. Y lo digo con mis 35 años, viviendo en una de las islas más seguras del mundo, tomando mate al sol.

Pero si yo me pierdo en la culpa de la sociedad hecha pedazos en la que vivimos, si me centro en el “mal” que cada día aparece fuera, entonces entro en la parálisis de la culpa, en eso de “la vida es una mierda y nada de lo que haga será suficiente”.

Creo en que tengo la responsabilidad como persona humana de actuar siempre desde mi verdad. Eso me permite elevar mi vibra -sí, creo en la vibración de la energía- y la expansión de mi resonancia ayuda a que la tierra y todos los que vivimos en ella nos contagiemos de eso que llaman “espiritualidad”.

PERO cada historia es única, cada ser tiene su camino y vivir consciente para mí, no es lo mismo que para Mabel, Mike o Xinsey.

¿Entonces? Desde donde sea que estemos, intentemos vivir lo más conscientes posibles, con respeto hacia la propia verdad, porque desde ahí, es de donde podemos contagiar a los demás.

NO TE COMAS EL PERSONAJE: ego espiritual

Desde mi perspectiva la base del asunto radica en la COHERENCIA.

Cuando nos iniciamos en esto de darnos cuenta de que hay algo más, que existe una razón de existencia, los acuerdos de almas, la energía universal, la capacidad de crear con la mente y todo lo que vamos observando desde la conciencia de vida, podemos caer en la trampa del ego espiritual. 

Lo primero suele ser flashear que tenemos la verdad absoluta y que como ya llegamos al “despertar”, nos acomodamos en ese colchón de la magia y todos los demás que no entran en la misma, son unos insensatos.

¿Mi consejo? Que COHERENCIA sea nuestra palabra primordial. Y, sobre todo, saber que constantemente estaremos a prueba de ejercer esa premisa.

Trabajemos cada día de manera consciente para que todos nuestros cuerpos (mental, emocional, físico, álmico, inconsciente, coso y bla) estén lo más alineados posibles respetando nuestra verdad individual.

Desde ese lugar, dejemos que la palabra COHERENCIA sea nuestra mejor amiga y nos guíe en la vida terrenal que el alma que nos habita eligió vivir en esta encarnación.

Creo en el acuerdo de almas y bajo este mandato elijo vivir: Sabemos el inicio, sabemos el final, pero podemos elegir cómo transitarlo.

Que la COHERENCIA sea siempre nuestra guía. Darnos cuenta de los momentos de incoherencia, ya es un montón. Paciencia con el trabajo del medio, el ir acomodándonos en eso para no caer en la boludés del ego espiritual.

Tengamos amigos que nos ayuden a vernos, a cuestionarnos y cada vez a alinearnos con más conciencia hacia donde deseamos experimentar la realidad.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top