¿Qué es el inconsciente Atemporal?

La atemporalidad del inconsciente es clave para entender el modo que tiene nuestro cuerpo de reaccionar frente a una emoción.
Los traumas más significativos son aquellos que ocurren en la primera infancia cuando no somos capaces de racionalizar las situaciones que vivimos. Como bebés/niños no tenemos las herramientas para realizar ningún proceso lógico/emocional por falta de experiencia de vida.

No hace falta que asociemos trauma con oscuridad de película de terror. Un trauma es simplemente algo que despierta una reacción abrupta en nosotros y deja una marca.
Ejemplifico para esclarecer el tema: estoy en el balcón mi tío, tengo 4 años y me cae una tarántula en el hombro. Entre el grito de mi madre y la araña en mi hombro, me asusto, corro y lloro. Mi padre me prohibe el balcón y me advierte sobre el veneno arácnido. Esta respuesta queda grabada en mi inconsciente de niña y se repetirá a lo largo de mi vida. Es probable que olvide el suceso pero para mi inconsciente atemporal que no sabe que ahora la treintañera puede pisar a la arañita, cada vez que este espécimen se aparezca en mi camino, reaccionaré igual. Pueden suceder 2 cosas: que los adultos a mi alrededor me ayuden a entender que las arañas no deben asustarme, o bien que se siga estimulando el miedo y esto se transforme en un problema: tengo fobia a las arañas, con ataques desesperados inexplicables para mi mente racional, y encima detesto pisar el balcón de mi tío y acercarme a él. ¿Se ve el punto con este ejemplo simple y extremo para que entendamos los conceptos?

El primer suceso de reacción al trauma es el conflicto programante, es la causa y el origen. Los sucesos que luego aparezcan en nuestra vida serán los conflictos desencadentes o detonantes, los que despierten en nuestro inconsciente el modo conocido de reaccionar frente al peligro que alguna vez nos asechó. Esto se da también a escalas transgeneracionales porque recordemos que el clan familiar también tiene un inconsciente que acarrea con todos los traumas que la familia lleva a cuestas.

Esto es justamente lo que hacemos en la terapia. Si en tu presente padecés de depresión, puede que tengas bien en claro cuándo empezó y porqué apareció, ESE es el conflicto desencadenante, pero hay algo más atrás, un conflicto programante guardado en tu inconsciente que está esperando destrabarse para que puedas liberarte de todo ese peso. Gracias al cuestionario que te hago llenar antes de llegar a la sesión, puedo descubrir cuáles son las posibles causas y luego juntos seguir ahondando en tu historia con los detalles que recuerdes sobre aquello. Este es el mecanismo de traer a la conciencia aquello que está escondido y, a partir de eso, poder diagrama el cambio que quieras para tu vida.
Saber reconocer los detonantes que despiertan en nosotros la explosión de emoción puede llevarnos luego a buscar los orígenes y reprogramar nuestro inconsciente. SIEMPRE vamos a poder cambiar. La decisión es propia, de nadie más. 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to Top